lunes, 19 de abril de 2010

Eramos cuatro, no setenta y siete

Eramos cuatro y la chaboncita pidió pizza, yo la miré, no pude entender y después lo entendí todo, luego volé en un mundo sub-alterno aterrizando sin su pelo ventilando los pasos de la marcha que lleva mi pecho encantado, dejando en el horfanato del olvido todo lo bueno que supo que fui, hasta me atrevería a decir que olvidó que supe existir, si alguna vez lo hice, poco a poco no tengo ni idea lo que va pasando, pero tengo la certeza de su existencia y, las cosas de las que no se si existen ya, no se si voy a entrar a contarlas, sinó esquivarlas y que vengan juntas y bien claras, que me digan de verdad - Yo soy agua - y que no transparenten solo desapego e ignorancia, que aunque de orgullo tengo mucho, yo aun te escucho acá adentro aunque sé que no me decís nada ya, ya no importa, me fui en bici a comprar un coche y me tuve que volver caminando y ahora que me robaron la bici, la aprecio tanto !... Te digo que eramos cuatro y la mina pidió pizza.-

domingo, 11 de abril de 2010